Gluconolactona y ácido lactobiónico son los exfoliantes, según las técnicas de Omorovicza, Ambari y Byoode, que más favorecen a las pieles sensibles

/COMUNICAE/

Es hora de despedirse de las rojeces, la irritación y la piel deshidratada después de usar un exfoliante facial. La piel sensible se lo va a agradecer a la gluconolactona y al ácido lactobiónico

Hay algo que saber: «no hay por qué tenerle miedo a los exfoliantes, solo hay que saber cuál es el adecuado. Las pieles sensibles suelen tener una barrera hidrolipídica comprometida y utilizar un exfoliante que no es apto para ellas puede agravar el problema. Para evitarlo, pueden y deben apuntarse este nombre: polihidroxiácidos», comenta Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8. ¿Por qué? «Los polihidroxiácidos poseen una estructura y funciones similares a los alfahidroxiácidos, pero tienen un peso molecular mucho mayor, es decir, penetran menos en la piel y, por lo tanto, son mucho menos irritantes. Trabajan igual que los demás hidroxiácidos pero a otro ritmo mucho más gentil con la piel. Son una elección ideal para las personas con pieles sensibles o reactivas que desean exfoliar su piel de manera suave y efectiva y, en concreto, la gluconolactona y el ácido lactobiónico son unos polihidroxiácidos especialmente aptos para este tipo de pieles», añade Raquel González, cosmetóloga y directora técnica de Perricone MD. 

¿Cuándo una piel sensible quiere ácido lactobiónico?
Si se compara con todo lo que pueden aportar los alfahidroxiácidos y betahidroxiácidos, el ácido lactobiónico ofrece ventajas notables. «Especialmente adecuado para pieles sensibles debido a su alta tolerancia, exfolia eficazmente la piel y elimina las células muertas sin causar irritación. Además, aporta hidratación a la piel debido a su capacidad para retener agua y ofrece protección antioxidante contra los radicales libre», explica la directora técnica de Omorovicza, Estefanía Nieto.

Por otro lado, «el ácido lactobiónico también ayuda a preservar el colágeno de la piel y promover la síntesis de nuevas fibras al inhibir las enzimas responsables de su degradación», especifica Marta Agustí, experta cosmética y asesora de rutinas en Purenichelab.com.  Esto contribuye a que la piel luzca más uniforme, radiante y saludable con el uso continuo de productos que lo contienen. «A diferencia de otros ácidos exfoliantes, como el glicólico o el salicílico, el ácido lactobiónico presenta menos efectos secundarios y es adecuado para la mayoría de las pieles, con raras reacciones adversas que solo suelen ocurrir en pieles altamente sensibles», añade. 

Refining Facial Polisher trabaja como pulidor facial. Enriquecido con microalgas y ácido lactobiónico, retexturiza la piel y aclara el tono, a la vez que exfolia las células muertas de la piel, alisándola y estimulando la regeneración. 82 € en Purenichelab.com.

Blue Diamond Resurfacing Peel de Omorovicza es un peeling de alfahidroxiácidos y péptidos de diamante con efecto refinador e iluminador. Exfoliación opalescente para aclarar, iluminar y reafirmar simultáneamente.Estimula la renovación celular y purifica la piel. 195€ en Purenichelab.com.

…. y cuándo gluconolactona?
Si se busca luminosidad, unificar el tono y añadir un extra de hidratación a la piel, se necesita incorporar a la rutina la gluconolactona, que se puede identificar en la lista de ingredientes como ‘gluconolactone’, su nombre en inglés. Natalia Abellán, directora técnica de Ambari, explica que «como la gluconolactona se encuentra de manera natural en el cuerpo humano, la piel, incluso las más sensibles, la absorben de manera eficaz». 

«Es un exfoliante suave que, a la vez que mejora la textura de la piel, restaura la luminosidad, unifica el tono de la piel, por lo tanto, es clave para las pieles que además tienen manchas, y reduce la apariencia de los poros», expone Sonia Ferreiro, cosmetóloga y biotecnóloga en Byoode. Sin embargo, «otra de las razones por las que las pieles sensibles deben tener en el radar a la gluconolactona, que suelen ser más comprometidas y tienen dificultad para absorber la hidratación, es por sus cualidades hidratantes porque atrae, fija y retiene el agua en el interior de la piel. Además de que regula el exceso de grasa, controla las bacterias y ayuda a prevenir brotes de acné no deseados», expone Bella Hurtado, directora técnica de Boutijour. 

Daily Brightening & Exfoliating Peel de Perricone MD es un suero de efecto peeling para renovar la piel con gluconolactona. No necesita aclarado y su fórmula ayuda a eliminar las células muertas, suavizando la textura irregular de la piel mientras incrementa la luminosidad. Está creado con una formulación suficientemente suave como para poder aplicarlo diariamente. Trabaja con vitamina C Ester, altamente estable, alfahidroxiácidos y polihidroxiácidos, ácido ferúlico y enzimas. 82 € en Perriconemd.es

Adzuki & Ragi Fantasy de Byoode realiza una doble exfoliación: física, con polvo de arroz, y con ácidos suaves, como la gluconolactona y el ácido fítico, ideal para pieles sensibles. 34€ en Byoode.com (nota al editor: web presente en AWIN, SKIMLINKS y THE MONETISE para afiliación). 

Press & Clear, de Medik8, es un tónico exfoliante de uso diario con 5,5% de gluconolactona, que tiene como función acabar con las imperfecciones provocadas por el acné, ya sea esporádico o continuado. En su interior, recoge ácido salicílico al 2%, ácido tranexámico para evitar las marcas postinflamatorias, y la nota de fermentación viene del extracto de sake, que ayuda a que la piel no se deshidrate. 41€ en Medik8.es 

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico

Ir a la fuente
Author: